Logo instagram de CESVET en Zaragoza y Huesca

¿Cuántas vidas tiene un gato?

vidas del gato

Si hacemos caso al dicho popular los gatos tienen siete vidas, aunque en algunos países anglosajones la cifra puede llegar a nueve y en los países musulmanes se reduce a seis. Ya sean seis, siete o nueve, lo cierto es que son muchas más vidas de las que tenemos el resto de los seres vivos. ¿Esto quiere decir que los gatos son inmortales?

Por muy fascinante que nos parezca esta afirmación, en el mundo real los felinos solo tienen una vida. El mito de las siete vidas surge de las numerosas habilidades que les ayudan a sobrevivir en situaciones que amenazan su vida. Entre estas destrezas encontramos la de caer de pie, incluso desde grandes alturas, así como una buena visión nocturna, unos extraordinarios reflejos y la capacidad de correr muy rápido, lo que les permite escapar de sus depredadores.

¿Por qué los gatos caen de pie?

El primero que se dio cuenta de que los gatos eran unos magníficos acróbatas fue el médico, fotógrafo e investigador francés Étienne Jules Marey que, en 1984, fotografió la caída de un gato. Al pasar las imágenes a cámara lenta vio cómo en el aire el animal había empezado a girarse en el mismo segundo en que comenzó la caída.

Para explicar esto hay que tener en cuenta una serie de características de la anatomía felina:

  • Sistema vestibular: situado en el oído interno, se encarga del equilibrio y el control espacial, de modo que al caer indica al cerebro en qué dirección está girando la cabeza.
  • Columna vertebral: en el gato es extremadamente flexible en comparación con la de las personas y, a medida que cae, se arquea para corregir su posición.
  • Patas delanteras: al mismo tiempo que su espalda se dobla el gato coloca las patas delanteras cerca de la cabeza para proteger su cara del impacto, y las traseras terminan de girar para llevar a buen fin el aterrizaje.

Así pues, vemos como gracias a la interacción de todas estas características los gatos consiguen caer de pie y alimentan la leyenda de sus siete vidas.

No todas las caídas son iguales

No obstante, a pesar de esta extraordinaria habilidad para girar el cuerpo en el aire y caer de pie, no todas las caídas son iguales; algunas son tan peligrosas que incluso pueden ser mortales.

El mito de las siete vidas surge de las numerosas habilidades que les ayudan a sobrevivir en situaciones que amenazan su vida.

Por lo general, los gatos que caen de alturas mayores tienen más tiempo para poder reorientar sus cuerpos y sus heridas no son tan graves como las de los gatos que caen de alturas menores, pero aun así se pueden hacer daño. Por lo tanto, hay que intentar protegerlos de las caídas y, si tienen acceso a los balcones o ventanas de la casa, hay que tener la precaución de poner tela metálica o algún tipo de protección para evitar accidentes.

¿Cuánto puede vivir un gato?

Como ya hemos aclarado antes los gatos solo tienen una vida, aunque esta puede ser larga y saludable si se les proporciona una alimentación adecuada, las vacunas necesarias y se interacciona con ellos de forma regular. Siguiendo estas recomendaciones los gatos pueden alcanzar los 14 años de edad e incluso más.

¿Sabías que…?
En el antiguo Egipto se consideraba que los gatos eran seres sagrados. En un principio la gente acogía a los felinos en sus casas porque las mantenían limpias de roedores, serpientes y otros animales que podían resultar perjudiciales. Tan estrecha llegó a ser esta relación que incluso se mantenía en la otra vida. Así, los gatos aparecen representados en las paredes de numerosas tumbas e incluso eran momificados y colocados dentro de la tumba de su compañero humano, para que así la persona fallecida pudiera habitar el cuerpo del gato momificado en el más allá.

Bastet era la diosa egipcia con cabeza de gato que, además de velar por los faraones, protegía el hogar y representaba el amor, la armonía y la alegría, así como la maternidad y la fertilidad. El culto a esta diosa era especialmente importante en Bubastis, ciudad situada en el delta del Nilo en la que cada año se celebraba una gran fiesta en honor de la diosa a la que acudían cientos de fieles.


¿Te parece interesante este artículo? Si quieres saber más matricúlate en nuestro curso de Auxiliar clínico veterinario (ACV) y podrás formarte en una carrera que te permita crecer a nivel personal y profesional.